Si cocinar nunca ha sido lo tuyo, no creas que es imposible. Para empezar, tenemos algunas recomendaciones que te pueden ayudar.

Ten acceso a lo básico

Para cocinar se requieren varias herramientas, aquí te dejamos una lista de las cosas que de seguro tienes en tu cocina y nunca les has prestado mucha atención:

  • Cuchillos: es imprescindible tenerlos y que estén bien afilados. Hay mucha variedad, pero los principales son el cuchillo de cocinero, el multiusos, el cuchillo de sierra y el pelador.
  • Tablas: de plástico o de madera, las tablas de cortar son muy necesarias para cocinar como todo un chef. Verduras, carnes, hierbas, frutas y demás alimentos pasan previamente por la tabla. Muy importante usar mínimo dos, una para verduras y una para carnes, así evitarás l contaminación cruzada.
  • Cucharas de palo: básicas para mezclar y revolver, siempre útiles en la cocina. Si tienes entre tus utensilios cucharas de metal, ten mucho cuidado, especialmente para no rayar tus ollas o sartenes de teflón.

  • Ollas y sartenes: un par de ollas y sartenes son suficientes para comenzar en esta aventura culinaria, pero te recomendamos un par de cada uno de tamaño promedio.
  • Batidora: una batidora eléctrica nunca está demás y seguro te saca de más de un apuro.
  • Recipientes herméticos: imprescindibles para guardar ingredientes, sobras o toda la comida que cocines para otro momento.

Técnicas de cocina que debes dominar

Técnicas hay muchas. Pero las que deberías aprender y aplicar en tu día a día para lucirte y cocinar rico son las siguientes:

  • Cocer: consiste en cocinar los alimentos en agua hirviendo. Debes aprender a cocer granos como arroz y quinoa, también pasta y verduras, ya sean congeladas o frescas. Sigue las indicaciones sobre el tiempo de cocción de cada producto. Para las verduras frescas, guíate en el tiempo indicado de la receta que prepares.
  • Hornear: En el horno podemos cocinar un sinnúmero de alimentos y no tiene ningún secreto. Toma en cuenta y asegúrate de seguir las indicaciones de tiempo y temperatura que se den en cada receta.
  • Triturar: con una batidora o procesador de alimentos puedes hacer preparaciones muy sabrosas. Hummus, purés, cremas de verduras, batidos y muchas más recetas fáciles y saludables.
  • Saltear: una de las técnicas más usadas y básica para cocinar. Esta se resume en colocar los alimentos en una sartén con un poco de aceite con el objetivo de que estos queden dorados por fuera y suaves por dentro.

Prueba y Error

Equivocarse continuamente y cocinar con paciencia son los puntos clave y fundamentales de cómo aprender a cocinar desde cero. Nunca dejes de intentar, inicia por recetas fáciles y poco a poco sube el nivel de dificultad. Anota los errores que cometes y anda puliendo los pasos hasta lograr el resultado que esperas. No está demás tener un jurado en casa que pruebe y te brinde una devolución de tu plato.

Aprende una receta nueva a la semana

Anímate y cocina recetas cada vez más elaboradas. Elije uno de los días del fin de semana para cocinar y aprender un plato nuevo. La idea es cocinar en un ambiente tranquilo, con dedicación y sobre todo disfrutando de la cocina. Recuerda que la práctica hace al maestro.

No tengas prisa para cocinar

La premura y urgencia son las peores enemigas de la cocina debido a que puedes terminar con alimentos mal cocinados o que no tengan el sabor y textura correcta. Persevera y dedícale el tiempo necesario a cada receta. Te sorprenderán los resultados.

Para poder ofrecer a tu familia una comida saludable y deliciosa es muy importante la limpieza de la cocina y de los elementos en la misma.

Este es uno de los espacios en el hogar donde más cantidad de contaminantes se concentran, incluso en elementos de limpieza como esponjas y paños tienden a ser focos de bacterias y gérmenes. Por eso concentraremos nuestros esfuerzos en dos etapas, limpieza y luego desinfección

Pisos y Superficies

El primer paso es iniciar con una limpieza profunda, barrido o aspirado de las superficies como mesas y pisos como de los elementos dentro de la cocina. Una vez limpias las superficies de la cocina procedemos a aplicar desinfectante a las mismas. En el caso de los pisos se puede usar una gran cantidad de productos específicos para cada variedad de piso, para el caso de baldosa cloro y agua pueden ser una muy buena opción. Para las superficies como paredes y mesones cada uno requiere desinfección por medio de un agente desinfectante.

Utensilios

Cuchillos, cubiertos y demás instrumentos pueden ser esterilizados por medio de agua caliente. Primero se colocan los cubiertos y utensilios en un recipiente o bandeja específico para este fin. Posteriormente se hierve agua con un poco de detergente multiusos y se vierte en el recipiente de manera que todos los utensilios queden sumergidos. Se cubre con una tapa y lo ideal es que permanezcan entre 5 y 20 minutos, dependiendo del material de los utensilios.

Por último, se debe retirar la tapa y eliminar el agua con mucho cuidado para que se enfríen. Finalmente, secarlos y guardarlos. Recuerda que debes tener cuidado porque no todos los utensilios pueden ser desinfectados con agua caliente, el aplicar agua a alta temperatura en los mismos puede deformarlos o dañarlos.

Además, siempre ten cuidado de qué producto usas y en qué tipo de utensilios. Muchos materiales como plásticos y ciertos metales pueden reaccionar a los agentes químicos que utilizas tanto al limpiar como al desinfectar. Siempre utiliza los productos bajo las indicaciones de los mismos y solo para el uso recomendado.

Ya en el secado, usar toallas en los distintos utensilios puede ser contraproducente porque estos almacenan polvo y bacterias, déjalos secarse por sí mismos, o si necesitas usarlos ese momento sécalos con una toalla de papel desechable. Siempre que se utilizan trapos, se deben desinfectar.

Recomendaciones

  •  Recuerda siempre limpiar las superficies, así como tus manos antes y después de cocinar.
  • Cambia la esponja frecuentemente.
  • No dejes esponjas o trapos de cocina mojados ni apoyados en la grifería. Y a su vez, cámbialos frecuentemente.
  • Mantén secos los alrededores del lavadero y del mesón.
  • Evita los restos de comida en el mesón.
  • Cuida que el cesto o tacho de basura esté siempre tapado e higienizado.

Disfruta de tu tiempo en tu lugar favorito de la casa, recuerda que tú decides cual es la mejor forma de limpiar tu cocina.

Sabemos lo importante que es para ti optimizar tu tiempo al momento de cocinar, por eso hemos recopilado varios e interesantes tips que esperamos te ayuden en la cocina.

Lee la receta conócela a profundidad

Si te estás iniciando en la cocina y deseas obtener grandes resultados lo recomendable es leer completa la receta: ver qué tienes, qué te falta comprar, qué procedimientos ya has hecho antes y cómo lograr los que no. No significa que no debes improvisar en la cocina, pero si deseas optimizar velocidad y resultados esperados puedes concentrarte en una sola receta.

Primero pica todo

Te has preguntado: ¿Por qué en las cocinas profesionales o restaurantes la gente llega temprano? Se debe a la preparación. El personal realiza toda la planificación para tener todo listo al momento de recibir comandas y cocinar. Tú puedes hacer lo mismo en tu cocina. Esto incluye picar ingredientes, tener listos todos los utensilios y herramientas que vas a necesitar.

Marina y sazona la carne

Con cualquier proteína animal será mejor que la marines unos 15 minutos antes de ponerla al fuego. Si tu corte es fibroso, te recomendamos dejarlo más tiempo para que se suavice. Si solo vas a sazonar con sal, igual hazlo antes así permitirás que todo el interior del corte tome sabor y no queden partes insípidas.

Conoce tu horno

Todos los hornos cocinan de manera distinta, así que tómate el tiempo de analizar cómo lo hace el tuyo. Hay hornos donde el calor se concentra más de un lado que de otro; en estos casos debes cambiar las charolas o recipientes de orientación para que toda la cocción sea homogénea.

Tapa las ollas

Cuando hagas sopas, salsas o alguna cocción líquida, la mejor manera de acelerarlas es tapándolas. De esta forma la temperatura subirá más fácil en el interior y disfrutarás más rápido de tu comida.

Haz más de una tarea a la vez

Aprovecha los tiempos de cocción a tu favor y por ejemplo pon el agua para la pasta a hervir mientras preparas el refrito que usarás en la salsa. Recuerda que, en cada tiempo de cocción de una receta, tienes una oportunidad para preparar, probar la sazón, picar o limpiar la cocina.

Entre más grande es la porción a cocinar, utiliza llama más baja

Si la porción a cocinar es grande, la llama debe estar baja para que tengas una mejor cocción, en cambio, si la porción es pequeña, puedes cocinarla a fuego alto, ya que se cocinará rápido y uniforme.

Cuida tus cuchillos y mantenlos afilados

¿Sabías que los cuchillos filosos son más seguros que los endebles? Esto es así, pues brindan un corte más uniforme y no resbalan al momento de usarlos sobre los ingredientes. Para tenerlos como nuevos una piedra de afilar o un afilador profesional.

Remoja las legumbres

No importa lo que vayas a preparar, es primordial remojar las legumbres mínimo ocho horas antes de intentar cocinar con ellas. ¿Te preguntarás por qué? Fácil, estos productos absorben el equivalente de su peso en agua y remojarlos además los suaviza para que demoren menos en cocinarse.

Aprende a controlar la llama de tu cocina

Esta habilidad requiere de tiempo y práctica. Al saltear te darás cuenta de que es más sencillo partir de un fuego alto e irlo controlando y bajando conforme se cocinan los ingredientes. También te darás cuenta de que para reducir una salsa es más eficiente hacerlo a llama media, ya que muy caliente puede cortarse, quemarse o secarse. No olvides que cuando hiervas sopas o cocines pasta lo mejor es que la llama vaya de menos a más.